Oficinas de lunes a viernes - 09:00 a 20:00 Residencia universitaria Inmaculada; Paseo Constitución, 19 Triple, 50001 ZARAGOZA resid.zaragoza.es@religiosasmariainmaculada.org Tel. 976 22 29 78 .
Oficinas de lunes a viernes - 09:00 a 20:00 Residencia universitaria Inmaculada; Paseo Constitución, 19 Triple, 50001 ZARAGOZA resid.zaragoza.es@religiosasmariainmaculada.org Tel. 976 22 29 78 .

El pensamiento positivo nos hace mejores estudiantes y personas

Estudiar y vivir motivada con pensamiento positivo nos hace mejores estudiantes y personas

Busca estímulos positivos.

Todo aquello que lees en los libros, ves en televisión o escuchas en la radio; afecta directa e indirectamente tus pensamientos y actitud.

Si estas de bajón procura evitar la sobreinformación con noticias o programas de actualidad. Todos sabemos que existen medios de comunicación dedicados a exaltar a la gente para fomentar pensamientos e ideologías políticas concretas. Ya sean periódicos, cadenas de radio o televisión. Los recocerás fácilmente porque tras escucharlos te sentirás peor.

Llena tu mente con información positiva, es tu principal fuente de motivación. Busca información en Internet en fuentes de prestigio como TED o YouTube que cuentan con canales prestigiosos y de calidad. Busca publicaciones que te hablen de motivación.

Rodéate de personas positivas.

Evita a las personas negativas. Enfócate en conversaciones que ofrezcan soluciones y una visión objetiva.

Un ambiente positivo y motivador puede disparar tus capacidades para lograr lo que te propongas. Si una persona de tu entorno está creando un ambiente tóxico, no dudes en mencionarlo. De un modo conciliador hazle saber que está optando por una opción que ofrece pocas soluciones. Ofrece otro análisis de la situación. Te sorprenderá lo fácil que resulta reconducir la actitud si lo hacemos desde un principio.

Tus compañeras universitarias, con seguridad, buscan rodearse de personas inspiradoras que quieren mejorar. Las personas que siempre se quejan y solo resaltan lo malo sin ofrecer soluciones se encuentran en todos los sitios y tarde o temprano, si no cambian, acaban solas.

Motiva y fomenta el pensamiento positivo.

Sin importar qué esté pasando a tu alrededor, siempre espera una buena resolución, sobre aquello que quieres que suceda. Pensar de un modo negativo hace que te sea más difícil lograr tus propósitos o enfrentarte a los problemas.

Arrastrar una conversación pendiente por evitar el enfrentamiento no es buena idea. Lo ideal es tratar el problema lo antes posible, haciendo saber a los demás que tienes mucho interés en solucionar la situación de la mejor manera posible.

¿Quién no conoce a personas que tienen grandes planes y comenta sus ideas con la gente de su alrededor? Observa el comportamiento de los demás. Alguien saldrá al paso con un chascarrillo y palabras de desaliento. Esa persona no quiere arriesgarse y le preocupa que los demás consigan su propósito. Su actitud no es adecuada ni motivadora. Recuerda que estudiar y vivir motivada con pensamiento positivo nos hace mejores estudiantes y personas.

 

Los pequeños logros también cuentan.

Cuando recuerdes un mal momento, ya sea con vergüenza o recriminación, es algo natural en todas las personas. El problema viene cuando te recreas en ese recuerdo puede conducirte a desarrollar pensamientos negativos. La actitud correcta es pensar que todas las experiencias nos ayudan a aprender y mejorar. Cuando tengas un pensamiento negativo recurrente, intenta emparejarlo a un recuerdo positivo. Otro momento del que te sientas satisfecha. Memoriza algún logro que te haga sentirte orgullosa. Tienes que reconocer tus habilidades que forman parte de tu personalidad. Prueba el ejercicio de preguntar a alguien de confianza, que resalte una de las virtudes que ve en ti.

Desde la residencia universitaria de Zaragoza te proponemos celebrar tus éxitos con amistades y procurar conservar el recuerdo. De este modo podrás reconocer tus victorias de un modo objetivo. Esta actitud aumentará tu confianza.

Si te ves con ánimo, lleva un registro de las cosas positivas que te sucedan y no quieras olvidar. Siempre podrás recurrir a esos recuerdos en los momentos difíciles donde te cueste reconocer tu gran valía y tu trascendencia en la vida de los demás.

Archivos