Oficinas de lunes a viernes - 09:00 a 20:00 Residencia universitaria Inmaculada; Paseo Constitución, 19 Triple, 50001 ZARAGOZA
resid.zaragoza.es@religiosasmariainmaculada.org Tel. 976 22 29 78
Oficinas de lunes a viernes - 09:00 a 20:00 Residencia universitaria Inmaculada; Paseo Constitución, 19 Triple, 50001 ZARAGOZA
resid.zaragoza.es@religiosasmariainmaculada.org Tel. 976 22 29 78

Cómo vencer la procrastinación

Cómo vencer la procrastinación

La procrastinación es (según la real RAE) Diferir, aplazar.

Con estas sencillas palabras, definimos cuando no deseamos realizar una acción retrasándola en el tiempo con la certeza de que nos perjudicamos. Mas allá de la pereza, la procrastinación está generalizada y es un problema cuando se convierte en un hábito. Al procrastinar nos perjudicamos de un modo consciente y puede producirnos estrés. Lo peor es que conlleva un sentimiento de culpabilidad e infelicidad a la larga.

Podemos distraernos con actividades que nos ocupan nuestro tiempo productivo. También sucede que nos distraemos con obligaciones que sabemos que nos van a impedir enfrentarnos a la tarea que deseamos procrastinar.

En la vida de estudiante la procrastinación sucede con mucha más frecuencia de lo deseado. La mayoría de las veces por inseguridad. Tememos enfrentarnos a tareas que pensamos que nos superan y nos agotamos y frustramos.

  • Podemos engañarnos enmascarando el problema:
  • Aparentando seguridad y confianza, “luego lo hago, tengo tiempo de sobra”.
  • Pereza: “Solo es un merecido descanso. Es que no paro”.
  • Excusas: “Ahora me pongo”, “termino esto primero”.
  • Negación: “Me centro las últimas horas a tope, y listo”.
  • La temida crisis: “No, es imposible que pueda con todo esto”. “Debería de haberlo hecho antes”.

Pero ¿cómo vencer la procrastinación? No es fácil si eres una persona que habitualmente Procrastina. Pero puedes ir reduciendo el número de veces hasta eliminar esta actitud de tus hábitos.

Te dejamos esto tips para no procrastinar más y ser feliz:

Reconoce que procrastinas. Analiza tu actitud con objetividad. No tiene sentido engañarte.

Repasa las últimas veces que procrastinaste.

Imponte con una actitud marcial. “Tengo que hacer la tarea y no existe la posibilidad de aplazarla”.

Cuando empieces a articular excusas, tienes que ser consciente de que todo lo que suponga abandonar tu obligación es inaceptable.

Crea un entorno adecuado. En la residencia universitaria puedes compartir espacios de trabajo con compañeras de estudio e imitar su disciplina. Evita estar sola si sabes que puedes entretenerte con nada.

Gestiona tu horario. El tiempo no es infinito y es fácil perderlo.

Si no te ves capaz de abandonar la procrastinación tu sola, busca ayuda. En un principio puedes comentárselo a una amistad que consideres un buen ejemplo para organizar tus horas con ella.

En resumen, no te castigues. Se trata de mejorar la organización de tu tiempo. Lo que es seguro es que evitar procrastinar te hará más feliz. De este modo, disfrutaras de tus momentos de ocio sin remordimientos.

Archivos